Banco Central sube tasas de interés por tercera vez y Selic sube a 4.25% - Kasamim Noticias
Saltar al contenido

Banco Central sube tasas de interés por tercera vez y Selic sube a 4.25%

Autoridad monetaria realiza un nuevo aumento de 0,75 puntos porcentuales y coloca la tasa en el mismo nivel que en febrero de 2020; La inflación disparada hace que los analistas pronostiquen la Selic en 6.25% a fin de año

Analistas proyectan que el BC mantendrá su política de aumento de tasas de interés hasta finales de 2021 en medio de una inflación creciente

oh Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central (BC) Este miércoles 16, la tasa de interés básica de la economía brasileña volvió a subir, elevando la Selic de 3.50% a 4.25% por año. Esta es la primera vez desde 2015 que el colegiado aumenta la tasa Selic en tres reuniones consecutivas. El nuevo aumento de 0,75 puntos porcentuales ya era esperado por el mercado financiero y continúa la política de reajuste de tipos de interés tras casi seis años de recortes o congelaciones a niveles reducidos. El directorio ya había ajustado la Selic con la misma magnitud en marzo y mayo, elevando la tasa de 2% al nivel actual. El nuevo aumento deja las tasas de interés en el mismo nivel que en febrero de 2020. El avance de la tasa Selic se produce en medio de un aumento de la inflación, que alcanzó los 8.06% en los 12 meses terminados en mayo, muy por encima del techo de la meta de 5.25% perseguida por la Planta del Banco — con un centro de 3.75% y un piso de 2.25%. Analistas incluso estimaron que la autoridad recurriría a un aumento de 1 punto porcentual en la Selic para evitar que las presiones inflacionarias de este año contaminen las expectativas para 2022, cuando el BC tendrá una meta de 3.50% —con una variación de 1,5 puntos porcentuales hacia arriba o abajo. El mercado financiero estima que la Selic cerrará 2021 en 6.25% por año, según el Boletín Focus difundido este lunes 14. La próxima reunión de la colegiada será entre el 3 y 4 de agosto.

En una nota, el Copom afirmó que debería realizar un nuevo aumento de 0,75 puntos porcentuales en la próxima reunión, elevando la Selic a 5% por año, el mismo nivel que en octubre de 2019. “Sin embargo, un deterioro en las expectativas de inflación para los países relevantes horizonte puede requerir una reducción más oportuna de los estímulos monetarios. El Comité enfatiza que esta evaluación dependerá también de la evolución de la actividad económica, el balance de riesgos y cómo estos factores afectan las proyecciones de inflación”, dice el comunicado. La autoridad monetaria nacional también afirmó que se debe impulsar la normalización de la tasa de interés básica a un nivel considerado neutral, el cual, según analistas, se acerca a los 6,5% anuales. "Este ajuste es necesario para mitigar la propagación de los actuales shocks inflacionarios temporales". El colegiado afirmó también en una nota que la presión inflacionaria es más fuerte de lo esperado, y que los factores de riesgo son el alza de las commodities y el riesgo fiscal brasileño. “A pesar de la reciente mejora en los indicadores de sostenibilidad de la deuda pública, el alto riesgo fiscal continúa generando una asimetría al alza en el balance de riesgos, es decir, con trayectorias de inflación por encima de las proyectadas en el horizonte relevante para la política monetaria”, informó.

El nuevo aumento de 0,75 puntos porcentuales ya había sido señalado por el BC en la última reunión del Copom, en mayo. La comprensión de que las variaciones en Índice Amplio de Precios al Consumidor (IPCA) están más generalizados en las diferentes actividades económicas ha llevado a los analistas a considerar la necesidad de que la autoridad monetaria actúe de manera más incisiva. El aumento de la inflación el mes pasado estuvo liderado por el aumento de energia electrica. En meses anteriores, el vector inflacionario estuvo ocupado por combustibles - especialmente el Gasolina - y los alimentos. El nuevo ciclo de subida de las materias primas debería apoyar el avance del IPCA en los próximos meses, a pesar de que el mercado ve margen para que el índice se enfríe. Datos Boletín de enfoque Señalan que economistas y entidades financieras proyectan una inflación de 5.82% al finalizar el año. El sentimiento negativo, sin embargo, comienza a trasladarse a las proyecciones del IPCA para 2022, que pasaron de 3,64% hace un mes a 3,78% este lunes, la quinta semana consecutiva de revisión al alza.

La suba del dólar y la apreciación de las commodities contribuyeron al aumento del IPCA a partir del segundo semestre de 2020

La suba del dólar y la apreciación de las commodities contribuyeron al aumento del IPCA a partir del segundo semestre de 2020

El aumento de la tasa Selic impacta la formulación de las tasas de interés bancarias y la toma de crédito en el país. En general, cuando la tasa básica aumenta, el consumo disminuye, a medida que el “precio del dinero” aumenta. La política de tipos de interés bajos se adoptó como una forma de estimular la recuperación de la economía; sin embargo, las presiones inflacionarias más duraderas de lo previsto obligaron a revertir la situación a partir del final del primer trimestre de este año. En una entrevista con sartén joven, Gustavo Loyola, expresidente de la autoridad monetaria nacional, afirmó que el Banco Central “está haciendo equilibrios sobre hielo delgado” en medio del aumento de la Selic en un momento en que la economía aún no se ha recuperado completamente. “Tenemos que ser cautelosos en el proceso de subir las tasas de interés para evitar un resultado negativo en la actividad económica. En otras palabras, el Banco Central no puede desperdiciar municiones, tiene que conseguir la dosis correcta de subidas de tipos de interés”, afirmó.

La inflación viene aumentando desde el segundo semestre de 2020. El IPCA finalizó el año pasado con una suba de 4,5%, el valor más alto desde 2016. Entre los principales factores que llevaron la inflación a este punto, el repunte de las materias primas con el inicio de la recuperación de las economías globales, principalmente en China. El aumento del dólar en el primer trimestre de este año en medio de discusiones sobre la Presupuesto 2021 y el riesgo de un mayor déficit en las cuentas públicas también contribuyó significativamente a las presiones inflacionarias. El enfriamiento de la moneda en las últimas semanas es señalado por los analistas como uno de los factores que debería llevar el IPCA a la baja hasta fin de año.



VER ARTÍCULO ORIGINAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El período de verificación reCAPTCHA ha expirado. Por favor recarga la página.